Seguidores

sábado, abril 19, 2008

De noche se armoniza el mundo




Veo relámpagos y tras ellos oigo voces en el trasfondo de la noche, o quizá sólo sean rumores que parecen voces; entre el murmullo apenas si distingo una o dos sílabas del nombre secreto; no será a mí, no seré yo; en sueños he despertado dentro de otro sueño como si se tratara de universos comunicantes atrapados en habitaciones contiguas.

Creíste salir al campo abierto y das con otra sala de juegos y más allá otro cuarto de dormir o te sorprende que la estancia donde estás se desdoble y te miras tras el ventanal mirando el océano integro desde el confín. Y surgen delante de tus ojos aventuras entre dos mundos paralelos, la fiesta con el pijama a rayas y los anteojos ahumados. Las sombras tejen redes que parecen escalas para escalar las pendientes del olvido, por las noches, al salir las nieblas del pasado tienen en la sonrisa toda la cristalina luminosidad que nos empuja a rediseñar la vida y hacer que sepa a dulcedumbre la tristeza.

Ahora, por ejemplo, hay graffiti en la pared y mensajes secretos en las alcobas, pues no estás a mi lado, y hay una lenta prisa en estos dardos solitarios que se destrozan a sí mismos con fulgores de alegría. Voces, cantos, días, noches, sueños, distancia, que devanan el capullo del inconstante ser, manos vueltas hacia arriba al descubierto, debajo del antifaz del paraíso; poniente de pájaro en la mano. El árbol perfumado vuela más alto que la luna y prosiguen los relámpagos ascendidos a un aire de mejor linaje, y nadie sabe como late la armonía puesta en su cuerpo, mirando cada cosa donde la vida comienza nueva de bondades, sin más, y así seguirá la resonancia de las voces y los sueños, mientras esa mirada reine en los astros y nosotros.

5 comentarios:

WILHEMINA QUEEN dijo...

Llegan en la noche, esas voces, las queridas y als odiadas. Un nombre secreo. ¿El que esperas?
¿El que sueñas?

La noche, esa que ocurre casi sin darnos cuenta, que la damos por hecho, por seguro, que armoniza y a veces que inquieta.

un abrazo

Andrea dijo...

Querida Naty:

Los estudios me tienen acaparada casi al 100% pero pòr alguna rendija me escapo y aquí vengo a leerte. Estoy de acuerdo con la idea central de este post, igual yo utilizo las voces de la noche para poner en orden mis ideas, mis sentires y armonizar mi alma y mi cuerpo con el entorno. muy profundo tu mensaje me ha calado y te he comprendido...

Gracias amiga bonita, te mando mil abrazos y besos

Andrea

Arleqino dijo...

¿qué hay del otro lado del espejo, Alicia? ¿lo viste? ¿lo comprendiste?
quizás era solo un reflejo.
no, no, me dices que lo sentiste, y los sentimientos nuevos no se pueden obviar, no pudo haber sido obra de la imaginación que hace obras colosales incluso moldeándonos a nosotros mismos.
no, no, me dices, esto es Verdad.
como es verdad el olvido y los sueños repetidos que claman que el olvido no existe.
como es verdad la espera en la estación abandonada del tren que probablemente ya pasó, pero no deja de ulular en la distancia.
como es verdad que a un lado del planeta sale el sol mientras del otro es de noche y llueve.
como son de verdad las tormentas que pueden desatarse en un día soleado cuando se pronuncia el nombre de la soledad.

¿qué hay del otro lado del espejo?

¿te atreves a ver?
¿te atreves a desnudarte de todo y de todos para ver?

el que quiera salvar su alma la perderá,
el que espere una cosa determinada se perderá de muchas otros totalmente indeterminadas.

puentes...
sobre el olvido.

Francisco Ortiz dijo...

Denso, lleno de vericuetos, de espacios comunicantes. Leído con música de Pink Floyd como acompañamiento, uno se siente transportado, leve y volátil, soñado y soñante. Un delicia, Natasha.

Nacho Epuñan dijo...

amiga mia.

tento tiempo sin tener tus letras en las mias.

te extrañé en el olvido.

me alegra leerte y que me leas nuevamente.


un abrazo

te invito a leer la 3ra parte del poema 4 formas

Related Posts with Thumbnails