Seguidores

viernes, mayo 14, 2010

Vino a buscarme la muerte...

.


.

Tengo hambre de tinieblas verdes
lágrimas y risas.
sed de estrategias supurantes
e insurrecciones conjuntas...

Estoy harta de pesadillas
y de estar durmiendo las mejores horas del día...
muriendo en un sueño del que no despierto

He escuchado que no fui gran cosa, que soberbia apenas dí para ángel caído, que incurrí en múltiples traiciones, que soy una hereje irredenta y por tal en mi propia cripta me han apedreado... ahora sé bien quienes son mis verdugos bajo el camuflaje de la sorna y la ironía

Tengo mi pecho totalmente abierto
y mis piernas separadas hasta el tope
para ver como se ve reflejada mi alma
en el cielo del inframundo
los espejos no cuentan
¡ya todos sabéis las irrelevancias que dicen!...
quiero silencio
no aspavientos
¡ni entre cruces, ni espejos!...
quiero conmigo toda la conciencia de mi soledad
trasmutada en dimensión de esperanza
sin edad

En el último instante me sentí débil y en los estertores de mi sofocación me abrace al recuerdo de Tomoyo y al amor de mi arlequín moribundo

¡Todo sumisamente se ha sumido en un sumidero!...
¡lo he perdido!...

mis textos no me complacen, hasta el punto de ponerles lumbre para verlos arder en llamas. secretamente es mi placer favorito...

ved, vedme en el féretro totalmente desnuda. las erinas de ultratumba me han elegido su regenta, no hay desdicha ni dolor perpetuo que me lleve la delantera en este antro.

mi rigidez cadavérica es notable
como si un león me hubiera aprisionado entre sus garras.
fiel a la negra verdad
mas mi belleza sigue indemne
tal vez un par de milenios
al menos...
mientras estén intactos mis genios
regenerándome
desde lo oscuro de lo pútrido

Ayer encontraron un hombre agonizante, su cuerpo boca abajo con un agujero en la sien.
tengo miedo de que ese seáis tú.
me niego a aceptar que me hagan que le identifique.
sería catastrófico.

es mejor pensar que andáis extraviado, que estáis triste, que andáis con otra
¡os imagináis! ¡sería catártico!
pero después sueño que, resucito y me incorporo gritando... estoy aterrada en el libro de extraviados he puesto tu nombre.

no hay un maldito día que no me pregunte qué es de ti... En la morgue no hay registros fidedignos, apenas vagas pistas...

Y no hay señales de vida en tu sombra, es mejor pensar que andáis por ahí... donde nadie os reconoce, excepto yo o lo que resta de mí...

A veces tengo la sensación de que, aún extinta algo queda de mí en la nada, una historia, un poema, una letra o varias, en esas palabras que alguna vez te acariciaron...

la muerte ha ofrecido darme tu cuerpo o tu alma... ya veremos cual elijo
y que le puedo dar a cambio...


.

3 comentarios:

Cecy dijo...

Espero que no de señales de frialdad, solo las mas cálidas esperanza de encontrar lo que buscas.

Un abrazo enorme Princesa.

santiago tena dijo...

nat, qué alegría poder hablarte por aquí, me duele esta lejanía

te beso con mucho cariño

s

Maritza dijo...

Tremendo poemazo! Fuerte, intenso.

Los sentimientos en el papel y a flor de piel también.

besos.

Maritza.

Related Posts with Thumbnails