Seguidores

martes, agosto 10, 2010

Ojos deseados

.






Pájaros perdidos con sus ojos deseados

me están mirando me desnudan me cubren


inevitables, incesantes, íntimos sueños,

me desnudan con insistente indeleble lividez

libidinosa, según la tradición de lo tradicional

el ojo va cubriendo su desvelo, velo desvelado


humillada soberbia amante, obstinado deseo

como un circulo sin fin, ofendida o apaciguada su furia

sus ojos de pájaro me miran confundida, especular

menos bella quizá Y no es nada personal


pero ya no puedo con ellos, ya no puedo sin ellos

ya no sé quien soy, ya no sé quien me mira

ya no sé ¿Quién dijo hasta aquí el amor, hasta aquí el odio?

¿hasta aquí el límite de lo ilimitado?


Yo misma me detesto por mi sed irrefrenable de que me mire

con ojos que me den muerte, ojos certeros, lúdicos

en la oscuridad me miran con gozo

me están mirando desde mí, estoy en ellos


soy quien me esta mirando desde un espejo

yo misma soy sus ojos, que me están mirando

confundido lo ruin con lo divino


Soy quien me esta mirando, a quien molesta

mi humana condición que me amuralla

sangran sombras entre mentes lúcidas


pájaros extraviados de mis escenarios

la brecha que nos separa está en el vacío

en el veneno sutil que por instantes nos hace feliz

una felicidad que fastidia… y no va más


¿Quién dijo alguna vez hasta aquí no más?

¿hasta aquí el fuego que me tienta?

¿hasta aquí el perfume o hasta aquí el aire pestilente?

¿Quién dijo?


¿Quién da zarpazos cuando hinca los dedos en la espalda?

ahora me está mirando, se desnuda, es él

mi carne contigua


él es mis ojos que me miran

que me están mirando que me sienten

que me resienten y yo ya no sé quien soy




9 comentarios:

marvision dijo...

Hola guapa amiga

Profundas palabras que no puedo adivinar de dónde brotan ni de qué. Pero una vez más te diré lo que me sugieren:

Dices: ¿Quién dijo hasta aquí el amor, hasta aquí el odio?
¿Hasta aquí el límite de lo ilimitado?
…el veneno sutil que por instantes nos hace feliz
una felicidad que fastidia…
…¿Quién dijo alguna vez hasta aquí no más?
¿hasta aquí el fuego que me tienta?
¿hasta aquí el perfume o hasta aquí el aire pestilente?
¿Quién dijo?....



Digo yo, esos límites…¿Porqué no seguir? ¿Alguien sabe qué hay tras los límites?

Fíjate que dices: “el veneno sutil que por instantes nos hace feliz, una felicidad que fastidia”

Gran verdad, la felicidad es motivo de envidia, eso da pie a que esas personas nos miren con desprecio hacia nuestra felicidad…jejeje…pero algunos/as nos damos cuenta y sólo dan pena. Esos mismos son los que desean que encontremos los límites y nos volvamos, demos media vuelta y nos rindamos. Pero no cuentan con que algunos hayamos roto esa marcha (hacia tras) para no poder usarla, lo hicimos para no sentir la tentación. No nos importa el fracaso ya que buscamos la gloria (hay que correr riesgos), preferimos eso a vivir lo que vivíamos antes.

Por eso, el amor solo es amor, por supuesto lo ilimitado es ilimitado…siempre. El veneno, lo pestilente y el fuego puede darnos una buena mezcla y convertirse en perfume…o no. Quién sabe? Y sé que solo se saben las cosas cuando se han hecho, por tanto…
Eso es todo. Un beso y un abrazo hermanita, amiga y muchas más cosas

Mil flores para ti

Marimar

Rodolfo N dijo...

Quien dijo alguna vez hasta aquí no más? .
Releyendo entradas antiguas encontre tu blog y veo que sigues en la huella.
Cariños

María dijo...

¿Dónde está el límite? ¿alguien lo sabe? es dificil.

Me alegro que sigas por aquí Natacha.

Un abrazo.

Ian Welden dijo...

Me han impresionado mucho tus palabras Natasha.
Será "the little boy inside the man"? o será "the little girl inside the woman"?

Un abrazo,

Ian.

MentesSueltas dijo...

Impactante... para releer y volver a disfrutar.
bellisimo.

Te abrazo

MentesSueltas

Veronica Curutchet dijo...

no hay límites Natasha, no hay límites
gracias por visitarme

La sonrisa de Hiperión dijo...

El fuego que nos tienta, es la pasión contenidad en unos ojos azul porcelana... ME ha encantado el poema.


Saludos y un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Me encanta el poema porque bordea la locura.
Me has hecho vibrar al leerlo, casi me costaba respirar.
Me ha enganchado bien.

Besos y felicidades por el poema.

Gabrielle Dupré dijo...

No perdamos de vusta nuestros propios ojos... siempre nos darán perspectiva y enfoque.

Related Posts with Thumbnails